Diciembre de 1966. En el pueblo pesquero de Glyngore, Dinamarca, Preben Jacobsen decide fabricar equipos de altavoces de un meticuloso diseño, en un pequeño gallinero de su propiedad.

Dotado de excelentes conocimientos de carpintería y un amplio conocimiento de la tecnología acústica, comienza a desarrollar estos altavoces y en poco tiempo consigue una gran reputación que le sirve para comenzar a tener numerosos pedidos, ni más ni menos que un millón de equipos solo en 1968.

Creada oficialmente Jamo, en 1994, se convierte en el mayor fabricante de altavoces de Europa. En 1998, se vendieron más de 11,5 millones de unidades.

En 2005 Klipsch Group, Inc compra la empresa culminando así su éxito.